La actividad maderera y del papel es reconocida como escencial en la lucha contra el coronavirus

Son varios los países de América y Europa, que han declarado a la industria maderera, de papel y celulosa como escencial en la lucha contra el coronavirus, durante los últimos días, entre los cuales se encuentra Chile.

Estados Unidos, Canadá, Italia, Argentina y Chile han sido pioneros en declarar la importancia de la industria maderera en la fabricación de distintos productos de alta necesidad para las personas en medio de la emergencia.

La semana pasada, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, declaró los productos de la industria de la madera como una “fuerza de trabajo esencial” en respuesta a los estragos que el Coronavirus genera en el mundo actualmente. En la carta se consideraban aquellos trabajadores que apoyan en la distribución de productos de bosques, incluyendo el papel y otros bienes provenientes de la madera, como la celulosa.

Posterior a esto, Italia dio un plazo de 72 horas para que todas aquellas empresas consideradas “no esenciales” cierren sus fábricas, con el argumento de que su funcionamiento podría afectar negativamente en la alteración de la curva de infectados por COVID-19. Por su parte, unas 80 áreas, entre ellas la industria papelera, podrán permanecer abiertas en el país mediterráneo, teniendo un 65% de la industria italiana paralizada.

Y así se han ido sumando países, entre ellos Chile, donde el Gobierno traspasó un instructivo con el fin de informar respecto a formas y supuestos en los cuales se otorgarán salvoconductos, buscando asegurar los servicios esenciales, el abastecimiento y la distribución de bienes y servicios de primera necesidad.

En el documento, se detalla que aquellas empresas de agro alimentos, productores silvícolas y agrícolas, y productores de celulosa y productos de papel, cartón y derivados, podrán mantenerse en funcionamiento y contarán con los permisos necesarios para que sus labores no se vean interrumpidas en momentos donde la pandemia del Coronavirus ataca los principales mercados mundiales.